CB NavaKappaViveros Herol
shopping-bag 0
Productos: 0
Subtotal : 0,00
Ver Carrito Realizar pago

NOTICIAS

Nacho González: “Siempre tendré mi casa en Nava de la Asunción”

El técnico del Viveros Herol, que el año que viene entrenará al BM Valladolid, afirma que “aquí he disfrutado, aprendido y crecido como persona”.

balonmanoamador(57).jpg

Dicen que las despedidas suelen ser amargas, pero para quitar ese mal sabor de boca lo mejor es rodearse de buena gente, y así convertir la pena por marcharse en alegría por poder contar, siempre que se necesite, con buenos amigos en el lugar que se deja.
El pasado sábado, el entrenador del Viveros Herol Balonmano Nava, Nacho González, vivió su último encuentro en el banquillo navero, con una clara victoria ante el Casi La Cañada Almería y dejando al equipo en una meritoria tercera posición, rozando la fase de ascenso.
Fue, por ello, una despedida dulce a un técnico joven que llegó a Nava de la Asunción con tan solo 23 años, y que ha vivido “dos temporada muy bonitas, en las que he disfrutado y he aprendido muchísimo como entrenador. Además, aquí he crecido como persona. Por eso el Balonmano Nava siempre va a estar en mi corazón, y Nava de la Asunción será mi casa. Siempre que pueda estaré apoyando al Club, ya que creo que hace muy bien las cosas y tiene las ideas muy claras”.

Y es que, en estos dos años, González ha pasado por momentos que le han servido “para madurar”, como le ocurrió el año de su estreno en la categoría, “ante rivales de mucho nivel, lo cual se acaba notando en la dirección del partido y también en los entrenamientos. Llegué a Nava muy joven, y tuve que acostumbrarme a dirigir a jugadores más mayores que yo. Gestionar un vestuario de gente adulta es muy distinto a dirigir a niños o juveniles”.

Así, el vallisoletano no quiere dejar escapar la oportunidad de “agradecer al Club por su apoyo y porque apostaran por mí. Gracias a ello he podido dar el paso para entrenar al BM Valladolid”. Porque este entrenador, desde el primer día en el que entró en la entidad navera, ha estado “muy implicado con el Club, donde he sido acogido con los brazos abiertos. Tanto los jugadores como el cuerpo técnico y los directivos somos una gran familia, y este es uno de los aspectos más positivos del Balonmano Nava, convirtiéndole en un Club muy grande en el que todos reman en la misma dirección”.

En cuanto a los mejores recuerdos con los que se queda de estas dos campañas, González elige “por ejemplo, la racha de doce victorias seguidas del año pasado, el partido de Moguer de este año, y también el tercer puesto en el Campeonato de Castilla y León del el equipo infantil”.

Echando la vista atrás a la campaña que terminó este fin de semana, González señala que “ha sido una temporada bastante buena, a pesar de no poder contar con Roberto Pérez, que era nuestra referencia goleadora, lo cual al principio nos obligó a cambiar nuestro estilo de juego. Por ello, otros jugadores jóvenes tuvieron que tomar más responsabilidades”.
Estas circunstancias hicieron que los naveros realizaran una primera vuelta con altibajos. Así, como indica el técnico, “al final de la primera vuelta se nos escaparon un par de partidos en casa y por solo un gol de diferencia. Esos puntos perdidos son los que más echamos de menos”.
Al regreso de Navidad, el inicio de la segunda vuelta liguera “fue duro al principio por la marcha de Darío Ajo, que era un jugador muy importante, si bien Nico López consiguió coger mucho peso en pocos partidos en el puesto de pivote”.
Por eso, a pesar de las bajas, era cuestión de tiempo que el equipo acabara de acoplarse. Había calidad suficiente para ello. De esta forma, “empezamos a conseguir muy buenos resultados, realizando un final de temporada grandioso en el que, en los últimos ocho encuentros, hemos ganado siete partidos y empatado uno. Así, tuvimos una recta final del año apasionante, y con opciones hasta el final para poder acabar segundos, para que los jugadores que continúen la próxima campaña en el club mantengan la ilusión”.
En cuanto al punto de inflexión que ayudó al Nava a conseguir esta magnífica racha final, González destaca que “fue importante el punto logrado ante el Moguer, con una primera parte espectacular, después de un viaje de ocho horas. Tras ese punto nos dimos cuenta de que podíamos plantarle cara a cualquiera. A partir de entonces ganamos a Antequera, a Benidorm –que son los equipos que jugarán la fase de ascenso– y también en Madrid, en Elche…”. Pero, para lograr este éxito, el técnico tampoco se quiere olvidar de “la ayuda de Ismael Villagrán, un jugador muy veterano y querido en el vestuario”, concluye.

link: El Adelantado de Segovia

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar