CB NavaKappaViveros Herol
shopping-bag 0
Productos: 0
Subtotal : 0,00
Ver Carrito Realizar pago

NOTICIAS

Las imprecisiones vuelven a condenarnos

Importante tropiezo contra el Cisne en un partido en el que el Viveros Herol no tuvo opción de sacar nada positivo en ningún momento.

Tres contraataques ‘al muñeco’, un siete metros fallado y tantas pérdidas de balón innecesarias que, a la octava, nos cansamos de contar. Y eso tan solo en los primeros 30 minutos. El mismo Viveros Herol que cuatro días antes se había impuesto con solvencia en casa ante el Amenábar Zarautz, sufrió una dolorosa derrota en su visita a Pontevedra, 30-18.

Y no fue porque los primeros minutos sirvieran al Cisne para despegarse en el marcador, porque el festival de imprecisiones fue en uno y otro lado, con la salvedad de dos zambombazos desde 8-9 metros de Antonio Llopis (3) contestados por los dos puntales ofensivos del conjunto gallego, David Chapela (5) y Javier Vázquez Urrabieta (2). Hasta que el minuto 13 Guillermo Rial (3) pusiera el 6-3, los fallos eran casi los mismos en uno y otro lado de la cancha.

Al descanso se llegó con un diferencia de cuatro goles (12-8) que parecía salvable por el espejismo de una ligera mejora de los naveros en los compases finales del primer acto. Sin embargo un arranque muy fuerte tras la reanudación del equipo dirigido por Javier Fernández ‘Jabato’, que a los diez minutos abría la brecha hasta los seis tantos de diferencia (18-12) dejaba el partido prácticamente visto para sentencia. A partir de ese momento, el juego caía en una dinámica de inercia en la que los chicos de Óscar Perales se ahogaban una y otra vez en la falta de ideas en ataque.

Las superioridades numéricas en las exclusiones –hasta en dos ocasiones vio los dos minutos un Carlos Pombo muy inspirado de cara a puerta en la noche de ayer (5)- tan solo le servía al Balonmano Nava para coger un poco de oxígeno, pero la poca ventaja que recortaban la perdían de manera inmediata cuando los pontevedreses recuperaban la igualdad sobre la pista.

De nada sirvieron esta vez los esfuerzos, primero de Alberto Miranda y posteriormente de Samuel Ibáñez, bajo palos en esta ocasión. Sin duda, las dos únicas piezas de la plantilla que se salvaron de uno de los peores partidos –quizá tan solo igual de malo fue el disputado en casa del ARS Palma del Río- que se recuerdan en estas primeras 13 jornadas de División Honor Plata. Dos puntos que vuelan de cara al objetivo de la permanencia.

Sin tiempo para lamentarse, el sábado recibiremos en casa al Gijón Jovellanos (18.30), colista de la categoría que tan solo ha cosechado una victoria y un empate hasta el momento y que perdió en casa contra el Balonmano Torrelavega por 22-31.

 

Club Balonmano Nava          

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar