CB NavaKappaViveros Herol
shopping-bag 0
Productos: 0
Subtotal : 0,00
Ver Carrito Realizar pago

NOTICIAS

Al Viveros Herol le bastó con dos arreones

Los de Raúl Álvarez dejaron clara la diferencia existente entre ambos conjuntos y superaron al Boulevard Salamanca por 33-28. Pese a que la diferencia en el marcador no fue demasiado abultada, los locales dominaron en todo momento, con rentas que rondaron los cinco goles, viéndose comprometidos únicamente cuando su rival se colocó a un gol (23-22) en el minuto 45. Un tiempo muerto serenó al equipo que puso las cosas en su sitio con un parcial de 5-1. Darío Ajo fue clave en la primera mitad, con Blas sosteniendo al equipo en los momentos más flojos y Carlos Villagrán y Jesús de la Hera sumando en ataque cuando se les requirió.

Tocaba olvidar cuando antes la derrota de la semana pasada frente al Balonmano Ingenio. Los jugadores lo sabían; el técnico, lo sabía; y la grada, lo sabía… y pudo comprobar la necesidad de los dos puntos en sólo 9 minutos. Fue el tiempo que necesitó el Viveros Herol Balonmano Nava para abrir una brecha en el marcador que resultaría insalvable: 11-4. Es cierto que en el debe del equipo quedará no haber roto el partido definitivamente y dar la oportunidad a un equipo bisoño de entrar en el partido (23-22, min.45), pero lo cierto es que en ningún momento hubo sensación de que el triunfo pudiera salir de Nava.
El 3-0 inicial fue toda una declaración de intenciones. Jesús de la Hera y Darío Ajo mostraron el poderío ofensivo, con un Roberto Pérez al que la defensa charra no podía contener. Además, los salmantinos no fueron nada precisos en ataque, con muchas pérdidas que originaron multitud de contras para los de Raúl Álvarez. Dos goles de Darío Ajo a la contra colocaron el 11-4. Nueve minutos y la sensación de que todo estaba (casi) decidido.
Pero el equipo se relajó. El pistón bajó y el partido entró en una fase anodina en la que el más beneficiado sólo podía ser el Salamanca. Coincidió también con que los árbitros quisieron ser protagonistas. Primero, expulsaron a Ismael Villagrán por golpear el rostro de un contrario en lo que pareció más una jugada para exclusión que de roja directa. Ahí, influyó el criterio arbitral. Lo que no se entiende es que los colegiados señalasen acciones que no ocurrieron. Su interpretación del reglamento puede gustar o no a la parroquia navera, pero lo que no tiene argumento es dar por válido un gol que no entró en la portería o dar la posesión a los visitantes después de que el balón golpease en la pared del frontón -traspasada la línea, lógicamente- y no en un jugador navero.
Aunque Raúl Álvarez quiso meter en el partido a los suyos, estas decisiones afectaron al equipo. Suerte que Blas cuajó un gran partido y sostuvo a los suyos con mucho acierto en los lanzamientos de media distancia. Le faltó potencia al Salamanca. Al final, se llegó al descanso con 17-13. En la salida, llegó otra oleada de buen juego del Balonmano Nava. De nuevo Roberto Pérez y Carlos Villagrán hacían daño y la diferencia subió hasta los siete goles,21-14. Y la diferencia pudo ser mayor, pero la de ayer no fue una tarde afortunada para los locales que estrellaron más de una decena de disparos entre el poste y el larguero.
De nuevo las imprecisiones y los errores en el tiro permitieron al Salamanca coger aire cuando estaba al borde de la asfixia. Además, los colegiados permitieron que sus zagueros frenaran a Darío Ajo de forma cuanto menos discutible. El pívot fue una pesadilla en el primer tiempo con 7 goles pero tras la reanudación, la defensa sobre él se endureció, en muchas veces realizada desde el interior del área, con la connivencia de los árbitros. Blas seguía a lo suyo pero no pudo frenar todo el chaparrón y tras un período en el que ambos equipos jugaron con seis jugadores por sendas exclusiones, el marcador llegó a un preocupante 23-22.
Quedaban 15 minutos por delante y ahí se notó la mano de Raúl Álvarez. Paró el partido, frenó la sangría, ordenó que la defensa se endureciese y las cosas volvieron a funcionar. El Viveros Herol era superior y a fe que lo demostró. Darío Ajo se reencontró con el gol, Carlos Villagrán hizo su gol y Jesús de la Hera culminó una gran tarde anotando dos goles consecutivos. En cinco minutos, el Salamanca sólo anotó un gol y vio cómo el partido se había esfumado: 28-23. De ahí al final, intercambio de golpes en una tarde plácida para el equipo navero que se reencontró con la victoria. Bastó con dos arreones: uno al principio y el otro, al final.

Rueda de prensa

link: SegoviaSport.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar