El filial navero viajaba a la cancha del penúltimo clasificado, el Balonmano Ciudad de Burgos, partido que, a priori, podía parecer asequible para que los de Oliver Ajo se trajeran los 2 puntos a Nava de la Asunción, ya que en el partido de ida la victoria navera fue con una diferencia de más de 20 goles.

Al comienzo del encuentro los chicos del Balonmano Nava salieron centrados en su tarea, con un equipo inicial en el que Oliver Ajo intentaba dar descanso a los que arrastran molestias desde jornadas atrás, con una buena defensa y bien escoltados desde portería con Adrián Heras. Al equipo local le costaba conseguir anotar goles, mientras que el ataque navero, bien dirigido por Adrián Aceves, conseguía opciones claras de gol y a pesar de los errores en el lanzamiento, el equipo se fue distanciando en el marcador, reflejando una diferencia de 6 goles cuando se cumplía el minuto 20 de partido.

Ahí fue cuando el equipo, al verse superior, relajó la intensidad defensiva, haciendo menos complicado para los burgaleses las opciones de conseguir gol. Tanto fue dicha relajación que al descanso se llegó con tan sólo un gol de diferencia 11 – 12.

Quedaban 30 minutos y si el equipo volvía al juego del primer cuarto de hora de encuentro sabía que podría conseguir la victoria, pero ese era el problema, el equipo rival consciente del bajón sufrido por el Nava apretó los dientes y no dieron ni un balón por perdido, mientras que los de Oliver Ajo se mantenían en la misma dinámica defensiva y mientras que en el ataque sí que generaban opciones para marcar, era la primera línea, compuesta por Sergio García, Jorge Maestro y Adrián Aceves,  los únicos capaces de acertar de cara al gol, ya que los fallos se acumulaban una y otra vez desde los extremos.

El Ciudad de Burgos consiguió ponerse por delante en el marcador, ante esa situación los naveros reaccionaron, pero dicha reacción se vio frenada por una exclusión que anuló la capacidad para mandar en el resultado llegando al final del encuentro son empate a 22 goles.

“Cuando un equipo lucha cada balón como si fuese el último y nosotros mientras pensamos, a la siguiente, a la siguiente, pues cuando te quieres dar cuenta ya no hay siguiente y se te ha escapado el partido. Creía que lo de viajar fuera de casa y no competir se había terminado, pero parece que no” apuntaba Oliver Ajo dando muestras de su enfado.

Jorge Maestro fue el máximo anotador con 7 goles.

Próximo domingo, a las 13:30 horas partido contra Bm Virgen del Camino en Nava de la Asunción.

 

Club Balonmano Nava