Los naveros y el UEMC BM Valladolid rindieron a un gran nivel (21-21).


Tal y como se preveía, el domingo en Nava de la Asunción se pudo disfrutar de un partidazo de balonmano de los que crean afición, en el que ambos equipos rindieron a un gran nivel, quedando muy por debajo de su cota la pareja arbitral, que no dejó satisfecho a nadie, y de la que se quejó el conjunto local tras el partido.
El BM Nava recibía al líder, que cuenta en sus filas con un ex del equipo navero, Alberto Quintanilla y cuatro jugadores de su categoría juvenil, destacando por encima de todos, David Fernández, que como ya demostró en el pasado campeonato de Selecciones Territoriales, se le augura un gran futuro en este deporte.
Los naveros empezaron el partido muy nerviosos, como si el rival fuera imbatible y el partido un mero trámite. Pero nada más lejos de la realidad, por lo que se pudo ver en la pista, los de Oliver Ajo no tienen nada que envidiar a los vallisoletanos, que a pesar de llegar con su condición de líder casi se van con una derrota.
La primera parte estuvo marcada por los nervios en el equipo local y los errores en el lanzamiento, que hacían que su marcador no se moviera hasta casi el minuto 8 de juego (1-3), ventaja que el UEMC BM Valladolid mantuvo durante todo el primer tiempo, aumentando hasta cuatro goles en el minuto 20 y a 5 goles en el descanso (8-13)
No es fácil verse contra un equipo a priori superior y encima cinco goles por debajo, pero Oliver Ajo creía en su equipo, según lo visto en la pista durante los primeros 30 minutos, sabía que los naveros podían con el rival y así se lo hizo saber a los suyos hasta el punto de que salieron a la pista creyéndoselo. El equipo levantó el ánimo en el vestuario durante el descanso y salió decidido a dar la vuelta al partido, sin presión y a base de buen juego, garra y un trabajo extenuante en defensa, la grada saltaba de júbilo cuando en el minuto 46 el BM Nava ponía el empate a 17 en el marcador y un minuto después se ponía, por primera vez en todo el encuentro, por delante en el marcador, llegando a tener ventaja de dos goles.
Con la adrenalina a tope y la grada tan metida en el partido como los jugadores, llegaron unos minutos brillantes para el BM Nava, en ataque aparecían Sergio García en el tiro exterior, Jorge Maestro y Adrián Aceves en la dirección de juego y Javier Gamarra que se movía en los 6 metros como pez en el agua, siendo imparable para sus defensores, convirtiéndose en el máximo anotador de su equipo con 6 goles. Pero qué decir de la defensa, con una intensidad y una presión agotadora, por ahí no pasaba nadie, ni siquiera David Fernández, máximo anotador del encuentro con 8 goles era capaz de encontrar un hueco para su fulminante zurda. Javier Castro, Javier Gamarra, Pablo Rodríguez, Darío Ajo y sobre todo el veterano Nacho Segovia, convertían su 6:0 en un muro insalvable, con el apoyo de un acertado Álvaro de Deus, 'Peri' en la portería. Todos, absolutamente todos los jugadores de Oliver Ajo, incluso los que estaban en el banquillo animando a los suyos, se dejaron la piel para remontar un partido que estuvo perdido y de repente iban a ganar.
Las continuas exclusiones condenaron al BM Nava en los últimos minutos, desde la pitada a Jorge Maestro en el minuto 52, los de Oliver Ajo no volvieron a estar siete juntos en el campo, siendo muchas de ellas más que discutibles. Así se llegaron a los 30 últimos segundos, con 21-20 en el luminoso y balón para los naveros, pero en una internada Jorge Maestro cometió una clara falta en ataque y en vez de continuar el juego con balón para los vallisoletanos, los árbitros pararon el tiempo dando a estos segundos de pensar, sacar el balón y realizar una jugada por el extremo que le costaba la tarjeta roja a Sergio García (que no podrá disputar el próximo partido) y un penalti que convertía David Fernández, poniendo el 21-21 definitivo en el marcador. Aunque el BM Nava todavía contaba con dos segundos para intentarlo y tras un tiro desde el medio campo de Pablo Rodríguez, el balón era blocado y salía disparado hacia el pie de un jugador el UEMC BM Valladolid al borde del área. Pero los árbitros no querían más, daban el resultado por bueno y se quitaron problemas de encima. De haber dado ese tiro a los naveros, quién sabe... La pareja arbitral no estuvo a la altura del juego en ningún momento del partido y en ninguna de las áreas, tal vez por su juventud e inexperiencia el final apretado se les vino muy grande.
«Ha sido un partido de mucha tensión, hemos hecho una segunda parte casi perfecta y en ella hemos sido muy superiores al rival. Hemos sentido el apoyo del público y eso nos dio fuerzas y nos hizo creer en nuestras opciones. Estoy muy satisfecho con el trabajo realizado por el equipo, que no se rindió en ningún momento y acabó totalmente agotado. Pero se te queda cara de tonto cuando consigues dar la vuelta al partido y que al final los árbitros no te dejen ganar», declaró Oliver Ajo al término del encuentro.
Con el resultado, la clasificación queda como sigue. Primero UEMC BM Valladolid con 17 puntos pero un partido menos; segundo con 16 puntos Carflor BM La Virgen de León y con 15 puntos, tercero, el Balonmano Nava que jugará su próximo partido el sábado a las 17 horas ante el cuarto clasificado, el Embutidos Ezequiel BM Cuatro Valles de León.

link: El Norte de Castilla