Superó una mala primera parte y se impuso al Volkswagen Cobarsa Balopal (29-26).
El Club Balonmano Nava se impuso al Volkswagen Cobarsa Balopal, equipo que se encuentra en la parte baja de la clasificación, lo que hacía presagiar un partido cómodo para los de Oliver Ajo, que además de contar con el factor cancha a su favor tenía a todos sus jugadores disponibles a excepción de Borja García que continúa recuperándose de su lesión.


Nada más comenzar el partido, los jugadores naveros pudieron comprobar que el Balopal venía con las ideas claras y firmes intenciones de puntuar. Tal fue su empeño que desde el inicio del partido consiguieron ponerse por delante en el marcador. Los desajustes en defensa por parte del BM Nava, tal vez el exceso de confianza y los errores en el lanzamiento, hacían que la renta a favor de los palentinos cada vez fuese mayor, llegando al minuto 20 con 6 goles de diferencia. Ventaja que se mantuvo hasta el descanso, 10-16.
Tras recibir las indicaciones de su entrenador en el vestuario, los de Nava de la Asunción salieron al campo con el propósito de dar la vuelta al marcador. La defensa volvió a ser la de partidos anteriores apoyada atrás por una acertada portería, lo que propinó goles al contraataque de los extremos Darío Ajo y Pablo Rodríguez y tras un parcial de 7-2 en 10 minutos, el público asistente al pabellón navero veía como los suyos reducían la renta del Balopal a un gol (17-18)
Nada más conseguir el empate, Adrián Aceves veía una más que discutida tarjeta roja directa por un rifirrafe con un contrario (min. 42). Lejos de influenciar en el juego de los suyos, el equipo continuó con intensidad, tomando, ya transcurridos 50 minutos de partido, las riendas del marcador (23-21). Los últimos instantes fueron inquietantes, varias exclusiones a los naveros ponían más fácil la posible remontada palentina, pero los de Oliver Ajo supieron administrar la ventaja, que se mantendría hasta el 29-26 final.
Dos caras muy diferentes las mostradas por el Balonmano Nava en esta 12ª Jornada, mientras que en la primera parte fallaba en defensa y más en ataque contando con tan solo 10 goles en 30 minutos, una buena reacción basada en ajustes defensivos, robos de balón y salidas a la contra por los extremos, permitía que en los segundos 30 minutos el parcial a su favor fuera de 19-10 y que los naveros continúen invictos en su cancha.
El extremo zurdo Pablo Rodríguez, fue de nuevo, el máximo anotador del encuentro con 13 goles en su cuenta.
"Hicimos una primera parte muy mala, sin intensidad y con muchos desajustes en defensa. En el descanso nos dimos cuenta de que éramos capaces de remontar, pero sólo si aumentábamos la intensidad defensiva e imponíamos nuestro ritmo de juego. Por suerte aún quedaba tiempo suficiente para lograrlo" declaraba Oliver Ajo.
En la próxima jornada, el conjunto navero viaja hasta Burgos para medirse al BM Ciudad de Burgos (domingo 13:00 horas), equipo que planteó muchos problemas en el partido de la primera vuelta.

link: El Norte de Castilla