Casi 100 jóvenes disfrutaron, en las dos categorías establecidas, de las actividades organizadas por el club en torno al balonmano, el medio ambiente y la convivencia.

Séptima edición del Campus Urbano, para niños entre 8 y 12 años (del 15 al 22 de julio), y tercera para el Campus de Tecnificación, para chavales de entre los 13 y los 18 años (del 25 al 29 de julio). Y en ambos casos, el éxito llevo al Club Balonmano Nava a cubrir el cupo de inscripciones, sobre todo en el de tecnificación, ya que los chicos se quedan a dormir en Nava durante toda la semana y el albergue no tenía capacidad para hospedar a más jóvenes. Hablamos de 44 plazas en el primero de ellos y 45 en el segundo que convierten a este campus en una de las ofertas veraniegas más asentadas de la provincia.

Además de chicos de los pueblos de los alrededores, como Santiuste de San Juan Bautista, Navas de Oro o Carbonero el Mayor, se han beneficiado de esta experiencia similar a un campamento, pero con el balonmano y la enseñanza de los valores básicos de nuestro deporte como ejes principales. Pero también lo han hecho jóvenes de Madrid que pasan las vacaciones de verano en nuestra localidad. En el caso del Campus de Tecnificación, también han asistido desde Valladolid y Viana de Cega.

Un año más, además de los talleres y de los entrenamientos (tanto de balonmano pista como en hierba y playa), el Club Deportivo Navabike ha colaborado con nosotros. Con el grupo de los pequeños se realizó una salida al río en bicicleta y con el de los mayores, una ruta nocturna. Pero, en esta ocasión, el grupo local de teatro quiso formar parte de la experiencia ofreciendo un taller en cada uno de los campus.

La salida fuera del pueblo se realizó en ambos casos a Soto de Revenga para realizar una actividad de orientación por la mañana y, por la tarde, disfrute de las piscinas de Navafría. Los pequeños finalizaron sus actividades con una ginkana después de una semana donde, además de empaparse de balonmano, realizaron numerosos talleres donde, por ejemplo, tuvieron una toma de contacto con la cocina.

Por su parte, el grupo de tecnificación contó con un entrenamiento a cargo de Dani Gordo, que, entre otros banquillos, dirigió el del Ademar de León. El técnico mostró su agradecimiento en Twitter y aseguró que “campus hay muchos. Como el del Balonmano Nava, ninguno”.

Y nosotros, que estamos completamente de acuerdo con él, agradecemos a todos los participantes que han conseguido, un año más, disfrutar con nosotros e invitamos a todo el que se haya quedado con las ganas o le haya picado la curiosidad, a que aguarde con paciencia un año, porque amenazamos con una nueva edición. Y aseguramos que volverá a ser un exitazo.

 

Club Balonmano Nava