El Viveros Herol Bm. Nava gana con contundencia a Cisne en el último partido de la temporada, y cierra la fiesta por el ascenso en el municipio segoviano.

Después de tres derrotas consecutivas, los Guerreros Naveros querían despedir el curso con una última victoria que pusiera la guinda al día festivo que se vivió en Nava de la Asunción, donde la afición volvió a llenar el pabellón para apoyar a los nuestros.

El encuentro empezaba con unos minutos de tanteo entre ambos contendientes. Las primeras ventajas eran para Cisne, que encontraba en Pereiro un filón en las trayectorias al centro. Pero en el ecuador de la primera mitad, los chicos de Daniel Gordo y Alejandro Pereira  ajustaban la 6:0 para escudar a un Ernesto que empezaba a entonarse bajo los palos.

En ataque, Carlitos Villagrán dirigía con maestría a los blanquirrojos. Llopis y Kisselev se mostraban muy eficaces desde los nueve metros, convirtiéndose en una pesadilla para el portero Jorge Villamarín, que no encontraba el patrón de lanzamientos de los laterales y solo podía recoger el balón de la red.

Los gallegos chocaban una y otra vez contra la muralla formada por las torres Andrés y Álvaro, que impedían cualquier lanzamiento cómodo de los cisneístas. Para colmo, Ernesto Sánchez regalaba una de las mejores actuaciones del año en el arco. El madrileño se mostraba infranqueable y solo Guilherme Linhares conseguía sorprenderle con algún disparo lejano. Al descanso, el Viveros Herol vencía por 17-10.

En la reanudación, los locales se dedicaron a mantener la ventaja que habían cosechado durante el primer acto. Alberto Casares, central de Cisne, conseguía hacer daño a la defensa navera gracias a la buena dirección, mientras Guilherme seguía a lo suyo, brillando en el lateral derecho con varias acciones que terminaban en la red.

Agustín Casado regalaba varios detalles de muchos quilates: fintas y goles inverosímiles para cerrar otra brillante campaña del central carbonero. Aparecía Carlos Colomer en portería, el valenciano detenía varios disparos y podía ver in situ, como uno de sus jugadores juveniles conseguía su primer tanto en la División de Honor Plata del balonmano español. Javier Gómez Prados perforaba la meta de Cisne con un golazo desde los ocho metros. El jovencísimo primera línea nos mostraba que el futuro del club está a buen recaudo.

Filip Martins se despedía con cuatro chicharros desde el pivote. El portugués, al igual que Brakocevic y Alonso Moreno, no seguirá el próximo curso en la disciplina navera. Los tres jugadores se despidieron de la que ha sido su casa durante dos años. Solo podemos dar las gracias por su compromiso y entrega, y desearles toda la suerte del mundo en sus nuevas aventuras.

Desde el club queremos agradecer a nuestra incansable afición por el apoyo recibido durante toda la temporada. Este éxito sería imposible sin vosotros, porque este éxito es vuestro.

¡SOMOS ASOBAL!

32- Viveros Herol Bm. Nava: Yeray (Ernesto); Álvaro, Agustín (5), Vírseda (1), Darío (3), Nicola (2), Villagrán (3),  Ajo Martín, Andrés, Llopis (5), Brakocevic (2), Kissilev (5) y Filipe (4), Javier (1), Alonso (1).

24- Cisne: Jorge; Igor, Casares (7), Chan (2), Pablo (1), Andrés (3), Bruno, Ramos, Gayoso, Guilherme (6), Conde, Daniel, Víctor, Javier (3), Preciado (2).

 

Club Balonmano Nava