El Viveros Herol Bm. Nava vence por 28-30 a Zarautz y pone pie y medio en la Liga ASOBAL.

No era una salida precisamente sencilla la que emprendían los blanquirrojos en la mañana del sábado. El Amenabar Zarautz está en un gran momento de forma y en su casa es, prácticamente, infranqueable.

El encuentro no empezaba demasiado bien para los nuestros, un parcial de 2-0 en los primeros cinco minutos dejaban entrever la dificultad de la empresa. A las bajas de Paco Bernabéu, Alonso Moreno, Yeray Lamariano y Adrián Rosales se unía la de Álvaro Rodrigues.

Los blanquinegros, sabedores de los problemas de rotaciones que tendría Dani Gordo por las lesiones, imprimían un ritmo muy alto de partido. Cada tanto recibido era contestado con un saque rápido, que apenas daba descanso a los Guerreros Naveros. Con Agustín Casado muy bien defendido, Carlos Villagrán cogía las riendas en la dirección. Brakocevic limpiaba las telarañas de la escuadra con dos golazos desde los nueve metros.

Los naveros no conseguían frenar las acometidas ofensivas de Zarautz, que para su desgracia, se encontraba con la figura de Ernesto Sánchez. La sobresaliente primera parte del arquero madrileño permitía al Viveros Herol irse al descanso con empate en el marcador 14-14.

En el segundo acto, los zarauztarras volvían a salir más enchufados. De nuevo un parcial de dos goles encendía las alarmas en el banquillo visitante. Agustín Casado forzaba una exclusión y Nicolo y Darío desde los extremos empataban el duelo. El propio carbonero y el capitán Carlos ponían al equipo en ventaja 16-18.

Pero los locales no iban a bajar los brazos tan fácilmente. Mikel Amilibia daba una lección de cómo jugar de forma dinámica desde la posición de central. Alberto Aguirrezabalaga sacaba el brazo para perforar la portería desde cualquier distancia y posición. El resultado volvía a estar empate.

Emergía entonces la figura de Oleg Kisselev. El jovencísimo lateral ha dado un paso al frente esta temporada, y el sábado demostró que es uno de los jugadores más en forma del plantel. Oleg se mostraba imparable desde el lateral izquierdo. En finta, en penetración, desde fuera… desesperaba a la defensa de Amenabar.

A la fiesta se unía Nicolo. El italiano conseguía marcar cinco dianas para que el choque no peligrara. Carlos Villagrán daba cátedra sobre los tiros en apoyo y Ernesto bajaba la persiana para que Dani Gordo y Alejandro Pereira no sufrieran en el banquillo.

Con esta victoria, el Viveros Herol está cada vez más cerca de ASOBAL. La diferencia es de siete puntos respecto a Ciudad Real, con solo diez por jugar.

 

28- Amenábar Zarautz: Urtizi (Ballesteros); Ander (3), Aguirrezabalaga (7), Mikel (4), Oihan (2), Markel, Iraeta, Xabat, Mikel, Josu, Amilibia (5), Ander, Eneko (2), Haritz (3), Jokin (2).

30- Viveros Herol Bm. Nava: Ernesto, (Carlos); Álvaro, Agustín (3), Vírseda (1), Darío (2), Nicola (5), Villagrán (6),  Ajo Martín (1), Andrés, Llopis (3), Brakocevic (3), Kissilev (5), Filipe (1).

 

Club Balonmano Nava