El Balonmano Villa de Aranda se encuentra en el mejor momento de la temporada. Los arandinos están viendo su esfuerzo premiado con puntos. De momento continúan en descenso, pero han sumado en las últimas cuatro jornadas ligueras. En casa ya son un rival temible, y han vencido en tres de sus últimos cinco encuentros como locales.

El mercado invernal deparó numerosos movimientos para el cuadro que dirige Juan Moreno. Alberto Molina, Felipe Braz, Diego Martínez, Piovarciczik y Abdellatif abandonaron el club. Los argentinos Lucas Grandi, Bruno Cerrota y Julián Souto firmaron por los burgaleses, que posteriormente se reforzaron también con la incorporación de Eduardo Moledo.

Blasgon y Bodegas Ceres juega con dos velocidades. Las que imprimen sus centrales Nicolás Rey y Lucas Grandi. El primero es eléctrico, rápido y finalizador. El segundo aprovecha su físico para decidir con su lanzamiento o sorprender desde zonas laterales.

Matheus Almeida y Guilherme Costa son los laterales izquierdos. Matheus tiene un magnífico 1x1, que unido a su potente salto le convierte en una de las piezas claves del míster. Guilherme tiene un tiro peligroso desde fuera debido a su gran envergadura.

Souto acompaña a los brasileños, aunque el andino puede jugar en ambos lados, aprovechando muy bien su rapidez para atacar los espacios. Elustondo juega en el flanco derecho, pese a jugar en un puesto tan complicado para un diestro, es capaz de penetrar muy bien entre último y penúltimo y hacer daño en sus trayectorias al centro.

Llorens es el pivote referencia de la plantilla. El jugador aprovecha su altura para coger los balones por arriba. Bruno le acompaña en los seis metros. Cerrota destaca por su podería físico, aún está adaptándose a la liga, pero es una de las grandes promesas del balonmano de su país.

El técnico leonés es un enamorado de las defensas abiertas, por eso, podemos ver tanto sistemas más conservadores como el 6:0, como el 3:3 si necesita arriesgar o ahogar al rival. Víctor Megías es uno de los que mejor reflejan el trabajo de Juan Moreno. El extremo izquierdo ha tenido que actuar también como pivote cuando el equipo lo ha solicitado, dejando buenas actuaciones, además de ser clave en la retaguardia.

La portería la completan Luis de Vega y Ricardo Amérigo. Dos buenos guardametas que ya han dejado actuaciones sobresalientes durante el año. Precisamente contra Nava, Luis tuvo una actuación soberbia.

 

Jugadores a seguir:

Nicolás Rey: El central es el máximo goleador de Villa de Aranda. Su inteligencia a la hora de dirigir es vital para los suyos. Decide, juega y hace jugar.

Matheus Almeida: El brasileño es un portento físico. En defensa también es fundamental, tanto en los sistemas cerrados como, sobre todo, en los abiertos. Fintador y desequilibrante en ataque, rocoso y aguerrido atrás.

 

Club Balonmano Nava