El Balonmano Nava gana a Antequera por 29-22 en un partido que cerró en la primera parte, donde ya ganaba por ocho goles, 16-8.

Los de Daniel Gordo y Alejandro Pereira conocen las virtudes de su rival, pero sobre todo, conocen las suyas propias. Así que desde el cuerpo técnico local se animaba a los jugadores a salir desde el principio arrollando al contrincante.

Comenzaba el duelo con Bruno y Brakocevic muy enchufados, que, con dos goles cada uno, hacían las delicias de los aficionados.  Alonso Moreno se unía a la fiesta para anotar dos más, y dejar el primer parcial en 6-2. Y no es que los chicos de Lorenzo Ruiz estuvieran jugando mal. No. Pero en cada ataque se chocaban contra la muralla formada por Andrés Alonso y Álvaro Rodrigues. Y no solo eso, sino que cada vez que los antequeranos conseguían penetrar ese muro casi infranqueable, se encontraban con la figura de Yeray Lamariano.

Comenzaba entonces el enésimo show de Agustín Casado. El central dejaba a la grada boquiabierta con la retahíla de lanzamientos, a cada cual más complejo técnicamente, pero que convergían todos en un mismo resultado: la red de Moyano. El veterano portero no sabía de qué forma atajar las acometidas del andaluz, y pedía a la defensa más intensidad. Pero no era cuestión de ganas o concentración. Simplemente, no podían frenar al mago navero.

Los minutos transcurrían y el marcador cada vez era más abultado. Alberto Castro era la pieza visitante más peligrosa, casi el único que encontraba un hueco en el arco de Yeray. Pero los blanquirrojos querían cerrar el choque cuanto antes, así que se esforzaron por hacer la mejor parte de “La Era Dani Gordo”. Al descanso, 16-8.

En el segundo acto, los visitantes imprimieron otro ritmo con el que poder cambiar la dinámica del encuentro. Lo intentaron de todas las formas posibles,  pero el arquero eibarrés no estaba por la labor de ceder ni un solo tanto. Para colmo, Agustín Casado seguía engordando su cuenta particular. Gracias, en gran parte, al trabajo defensivo de Andrés Alonso, quien esté posiblemente en su mejor momento del año.

José Antonio Jiménez sacaba la garra para engancharse a la contienda, hasta tres dianas consiguió el pivote, a quien acompañaba un buen Mario Dorado desde el extremo izquierdo. Antonio Llopis ponía los diez tantos de diferencia. El epílogo no daba para más, los naveros rotaban a todos los jugadores, dando descanso a los que más minutos acumulan en esta temporada. Los antequeranos conseguían reducir la distancia hasta los siete goles, y es que, la labor del bloque dirigido por Lorenzo Ruiz fue encomiable. En ningún momento bajaron los brazos pese a la diferencia en el electrónico, pero se encontraron con un fortín infranqueable que suma ya los nueve partidos invictos, y es que: “Los puntos no quieren viajar”.

29- Viveros Herol Bm. Nava: Yeray (Ernesto); Bernabéu, Álvaro, Agustín (9), Bruno (2), Darío (3), Nicolo, Carlos (2), Martín (1), Andrés, Llopis (2), Brakocevic (3), Oleg (2), Alonso (3), Filip (2).

22- Antequera: Moyano (Maireles (1)); Santamaría (1), Soto (1), Jiménez (3), Duarte (3), Dorado (4), Fernando (1), Morales, Ortega, Tello (2), Cabrera (3), Alberto (3).

 

Club Balonmano Nava