El Viveros Herol Bm. Nava vence a Alarcos Ciudad Real por 20-28 y se mantiene segundo a tan solo un punto del Barça B, pero con un partido menos.

Foto: Clara Manzano

Los blanquirrojos venían de perder por primera vez en la temporada y la visita al Quijote Arena se preveía muy complicada para recuperar la senda de la victoria. Pese a ello, Nava demostró  que va muy en serio en esta liga y no se amedrenta en ninguna cancha, por mucha historia que tenga.

La primera parte comenzaba con un parcial a favor de 1-5 que obligaba al técnico manchego a pedir el primer tiempo muerto. El marcador, no obstante lejos igualarse, veía como los visitantes aumentaban su ventaja hasta los seis goles. Bruno Vírseda y Tomislav Brakocevic no fallaban ante la portería local. Ernesto empezaba a desesperar a Alarcos, que no sabía cómo superar al portero navero.

El cambio en el sistema defensivo de Ciudad Real, con mixta sobre Agustín Casado, y los tantos de Gonzalo Almansa forzaban a Daniel Gordo a pedir el tiempo muerto. Al descanso, el electrónico reflejaba una ventaja de dos a favor de los nuestros, 12-14.

En la reanudación, las ventajas para los visitantes variaban entre los dos y los cuatro goles, hasta que en el minuto 12, Beret ponía la igualada a 17 y obligaba al técnico blanquirrojo a pedir el segundo tiempo muerto.

A partir de aquí, el choque se convirtió en un monólogo para el Viveros Herol. La sobresaliente actuación de Ernesto bajo los palos dejaba a Alarcos en tres goles durante los últimos 18 minutos. Daba igual la localización, la trayectoria o el jugador. El portero desbarataba las acometidas ofensivas con una retahíla de paradas que será difícil olvidar.

En ataque, Carlos Villagrán sacaba su magia para anotar o filtrar pases al pivote Darío. Alonso Moreno perforaba la meta rival y constataba que su aportación ofensiva este año es notablemente superior a la del curso pasado. ¡Qué temporada se está marcando el fuengiroleño!

Por si fuera poco, Daniel Gordo y Alejandro Pereira se sacaban de la manga el cambio de posición de Brakocevic. El serbio demostraba desde el extremo que puede ser una solución de quilates cuando se necesite. Con seis dianas, se convertía en el máximo goleador del partido y en un auténtico dolor de cabeza para los porteros locales.

20- Alarcos Ciudad Real: Roberto (Francisco) (Javier), Beret (2), Sario, Victoriano (1), Lumbreras (3), Almansa (5), Manuel (1), Asier, Molina (2), Paton, Vidal (2), Candeleda, Negrete (1), Joshua (3).

28- Viveros Herol Bm. Nava: Yeray (Ernesto), Bernabéu (1), Álvaro, Agustín (3), Bruno (2), Villarraso (4), Nicola (2), Carlos (5), Pablo, Andrés, Llopis (1), Brakocevic (6), Filipe, Oleg, Alonso (4).

 

Club Balonmano Nava