Darío Ajo Villarraso (1989) regresa a la disciplina del Viveros Herol Bm. Nava después de un año de parón para dedicarse a sus estudios. El pivote, que ya ayudó al equipo en el mes de marzo debido a las lesiones de Filipe y Álvaro, nos comenta sus impresiones para la temporada venidera.

 

P- ¿Cómo te ha ido este año, Darío, has echado de menos el balonmano?

La verdad que ha sido un año bastante completo y diferente, entre trabajar y estudiar he tenido poco tiempo, pero el gusanillo del balonmano siempre está ahí, y mucho más cuando es el equipo de tu pueblo. Los sábados en el pabellón es cuando más ganas entran de estar en la pista, desde la grada se ven muy mal los partidos jeje.

P- Durante el mes de marzo, echaste una mano al club cuando más lo necesitaba y te pusiste a las órdenes del nuevo cuerpo técnico, ¿qué sensaciones te dejaron?

Las sensaciones fueron bastante buenas, llegué en un momento complicado para el equipo ya que había varias lesiones, pero todos los compañeros se mostraban muy optimistas para pasar ese bache, había que estar más unidos que nunca tanto jugadores como cuerpo técnico y creo que pese a esas dificultades el equipo salió bastante reforzado, como se ha visto en el último tramo de liga tan bueno que se ha hecho. Personalmente al principio me costó un poco, llegar a mitad de temporada después de muchos meses sin jugar y coger el ritmo de la competición era complicado, pero todos los compañeros y cuerpo técnico me ayudaron mucho para poder adaptarme lo más rápido posible.  

P- Con tu ausencia, el año pasado llegaron dos nuevos pivotes, los portugueses Álvaro y Filip, que se unían a Andrés Alonso. ¿Qué crees que puedes aportar diferente a todos ellos?

Creo que de forma general un poco la polivalencia de poder participar tanto en defensa como en ataque. Álvaro y Andrés son la pieza clave de la defensa y puedo compaginarme con ellos. Filipe en ataque es un jugador con una movilidad muy buena y en mi caso el juego es diferente, más estático. También la experiencia de llevar tantos años jugando con un sistema muy parecido en Nava y estar bastante acostumbrado a este tipo de juego.

P- Te vimos animando al equipo durante la fase de ascenso, ¿cómo crees que puede afectar al grupo haberse quedado tan cerca de subir a la Liga ASOBAL?

En mi opinión creo que a pesar de lo duro que fue no conseguir el ascenso quedándose tan cerca y lo mal que lo pasaron todos los compañeros del equipo, va a servir de motivación para la próxima temporada. Tanto jugadores, cuerpo técnico y directiva pusieron mucha ilusión y esfuerzo en la fase de ascenso y seguro que una vez se pase el mal trago, todos vamos a tener muchas más ganas y motivación para volver a intentarlo.

 

P- ¿Qué esperas de la próxima temporada?

Pues sobre todo disfrutar, volver a disfrutar mucho del balonmano, de jugar en mi pueblo con amigos y estar rodeado de toda esa gente que nos apoya. El parón de esta pasada temporada también me ha servido para recuperar mucho la ilusión y volver a afrontar el balonmano con muchas ganas. El grupo que hay ahora mismo es muy bueno, tanto con los compañeros que quedan de Nava que siguen haciendo un gran esfuerzo compaginando trabajo y balonmano sin bajar el nivel, como todos los compañeros de fuera que se han adaptado perfectamente a lo que es jugar en Nava y lo que significa el balonmano en el pueblo. Vamos a tener una temporada muy bonita y muy ilusionante por delante y estoy seguro de que la gente va a seguir disfrutando al máximo del equipo.

 

Club Balonmano Nava