La primera semifinal de este playoff de ascenso a la Liga ASOBAL nos depara un atractivo Viveros Herol Bm. Nava – Bm. Alarcos Ciudad Real.

Foto: J. Jurado

El conjunto castellanomanchego ha terminado la temporada en sexta posición. El arreón final les sirvió para meterse en la parte noble de la clasificación y no quieren dejar pasar esta oportunidad. Así, de los últimos diez partidos han conseguido la victoria en seis, empatando en dos y perdiendo en otros dos.

Durante este curso, los de Dani Gordo han conseguido doblegar a Ciudad Real hasta en tres ocasiones. Dos de ellas en liga y una en copa. Sin embargo, de nada sirven los resultados anteriores en un fin de semana como este. Sobre todo teniendo en cuenta que el equipo dirigido por Francisco Javier Márquez llega en su mejor momento.

La solidez de Bm. Alarcos Ciudad Real radica en el manejo de varios sistemas defensivos, lo que hace que el ataque rival tenga que estar especialmente acertado. Además, la rapidez en las transiciones les hace aún más peligrosos, cada error en ataque cuesta un gol en contra.

La amplitud de la plantilla es un punto a favor de cara a estos partidos tan intensos, donde se juega a todo o nada. Ciudad Real cuenta con dos jugadores de categoría por puesto, lo que hace que las rotaciones no bajen el nivel de juego.

En la portería destaca Francisco Revuelta Mora, que proviene del Barsa B y tiene amplia experiencia en la categoría. En ataque destaca la versatilidad de los primeras líneas, cubriendo el lateral izquierdo un lanzador como Poveda y un fintador como Julián Portero. Fran Vidal y César Beret llevan la manija del conjunto, si no encuentran el hueco en la defensa rival, mueven la bola hasta que llegue a los extremos.

Aquí es donde aparecen Brian Negrete y Manu Díaz, los dos máximos goleadores del equipo, el primero desde el flanco izquierdo y el segundo desde el derecho. No solo son buenos finalizadores, sino que también son rápidos a la contra y crean peligro cuando salen a nueve metros.

 

Club Balonmano Nava