El equipo arandino ha regresado al origen con Carlos Colmenero. El entrenador vallisoletano fue genio y figura en el banquillo arandino, donde llegó a entrenar al equipo durante cinco temporadas, consiguiendo un meritorio ascenso a División de Honor Plata y mejorando año a año su clasificación en esta categoría.

Foto: Cadena Ser Aranda

Colmenero cogió al equipo después de la dimisión de Álvaro Senovilla, por entonces contaba con cuatro puntos y se situaba en decimotercera posición. Dieciséis jornadas después, el equipo marcha noveno, a seis puntos de la fase de ascenso, que actualmente ostenta Sinfín, y a cuatro del descenso, marcado por Covadonga.

Precisamente, contra Covadonga ha ganado Aranda su último partido 35-21. En la jornada anterior ganó en casa del Ikasa Bm. Madrid. Con estas dos victorias seguidas y la buena imagen mostrada ante Bm Alcobendas, a quien llegó a tutear durante todo el encuentro, ha logrado distanciarse de la zona caliente de la tabla.

Aranda destaca por dominar distintos sistemas defensivos dependiendo de lo que demanda el partido, cuenta con gente grande para poder realizar una 6:0 efectiva y con gente muy rápida en 5:1, con salidas al impar y con mucha movilidad a la hora de robar los pases entrelíneas.

En ataque, no podrán contar con su máximo goleador y especialista en los siete metros, Luisma Lorasque, que hace unos días rescindía su contrato con el club.  Después de las rescisiones del propio Luisma, y de Óscar del Río, Bm. Villa de Aranda cuenta con una plantilla joven, con sólo dos miembros que superan la treintena, Iker Antonio y Ricardo Amérigo.

Jugadores como Guillermo Martín Carazo o Alberto García Pinillos se han ganado el derecho de pertenecer a la primera plantilla después de sus buenas actuaciones con el equipo de primera nacional.

Pese a la juventud del plantel, muchos de los jugadores tienen una experiencia dilatada en las principales categorías del balonmano nacional. Víctor Megías debutó en ASOBAL con tan solo 18 años y es una de las piezas clave de este equipo. Rodrigo del Val también ha pasado por otros clubs como Zamora, donde una inoportuna lesión le cortó el gran inicio de temporada que estaba realizando. Estos extremos vienen enrachados y ya dejaron muestras de su calidad el pasado fin de semana, donde entre los dos anotaron 12 goles.

Bm. Villa de Aranda también cuenta con un buen tiro exterior, con gente grande con buen lanzamiento desde ambos perfiles del ataque, Iker Antonio y Eloy Crook destacan en esta faceta. El pivote Moscariello destaca por ganar la posición y aprovechar los espacios detrás de la defensa, gracias a ello consigue opciones de tiro y fuerza siete metros.

Partido duro el que le espera al Viveros Herol Nava este fin de semana ante un equipo que va a más y que, ya en la primera vuelta, consiguió los dos puntos con un tanto in extremis en el último segundo del encuentro.

 

Club Balonmano Nava