El Balonmano Nava, que estuvo a punto de remontar un partido que se le puso muy cuesta arriba, volvió a perder con un gol en el último segundo.

Si en algún momento en Viveros Herol tuvo una opción de llevarse algo positivo del Pabellón Príncipe de Asturias de Aranda de Duero fue por la enésima actuación inconmensurable de su meta, Ernesto Sánchez, que se hartó de sacar balones desde todos los ángulos, posiciones y distancias posibles. Pero, una vez más, no pudo ser. “Un mal inicio en la primera parte, sobre todo en la segunda parte de esa primera parte, los segundos 15 minutos, donde no encontramos los ajustes de los que habíamos hablado a nivel ofensivo. Tuvimos muchas pérdidas de balón que les proporcionaron a ellos contraataques fáciles”, analizaba Dani Gordo al finalizar el partido.

Efectivamente, el Balonmano Nava salió tan timorato y con falta de ritmo, que pronto el Villa de Aranda cogió la directa en el marcador. A los cinco minutos y medio del inicio, Guillermo Martín (3) colocaba en 4-1 y obligaba al técnico navero a pedir un tiempo muerto para reordenar. De poco sirvió. Con el partido reanudado, Alex Tello (1) perdía una pelota que dejaba en bandeja un nuevo tanto a los burgaleses. Y con el devenir de los minutos Nava, fallaba tres lanzamientos de penalti. No les sirvió ni cambiar de lanzador: ni Isma Juárez (2) ni Agus Casado (8) ni Toma Brakocevic (2) eran capaces de batir a un Ricardo Amérigo salido desde el banquillo para la ocasión.

Darío Ajo ‘Zurri’ (2) conseguía anotar sobre la bocina antes de marchar a los vestuarios y colocar un 14-10 que, aunque parecía insalvable, el Balonmano Nava, en un arreón estuvo a punto de conseguir. “En líneas generales, salvo la última parte o la parte de la remontada, el equipo vuelve a no estar serio en defensa. A partir de ahí, hay que ser justos con el equipo que hace un esfuerzo tremendo, no se puede reprochar absolutamente nada en cuanto a actitud, pero sí en el sentido de que se pueden hacer mejor las cosas”, aseguraba Dani.

Sí, porque hubo remontada y, fruto de un trabajo mucho más serio que los primeros 30 minutos, el Viveros Herol, poco a poco y gracias a que Agus Casado comenzó a sentirse cómodo, tanto de cara a gol como haciendo llevar balones sobre el pivote a Filipe Martins (5) se fue empequeñeciendo la distancia. Justamente fue el portugués quien colocó el 15 iguales en el minuto 37, azuzando a las decenas de naveros situados detrás de la portería en la que había incrustado la bola.

Sin embargo, un nuevo bajón cuando restaba algo más de diez minutos para la finalización, dejaba constancia de que quedaba mucho por remar. La actitud de los naveros, intachable, provocó que se llegara al último medio minuto tan solo un gol por debajo. De nuevo, FIlipe, a falta de 14 segundos, ponía las tablas y… Y cuando Nava saboreaba un punto que, a tenor de lo visto sobre la pista sabía a gloria, Guillermo Martín, escorado desde el extremo, batía a Yeray Lamariano en el último segundo dejándoles con la miel en los labios y poniendo el 30-29 definitivo.

“Parece que la crueldad se está cebando con nosotros. Perder los dos últimos partidos con un gol en el último segundo...”, se lamentaba Dani que advertía: “Hemos encadenado dos salidas muy complicados con la visita del líder, así que hay que ser conscientes de que esta racha tiene que cambiar. Somos consciente de que vamos a trabajar para ello. Y recalcar que Palma del Río y Aranda son dos salidas donde la gente se está dejando puntos y donde nosotros tenemos, ahora, que hacernos fuertes en nuestra casa y seguir hacia adelante. Hay que mejorar sobre todo el aspecto defensivo para que nos permita tener más opciones claras de subir a la contra y de tener más libertad y frescura en el juego de ataque”.

Para finalizar, ofrecía una reflexión muy a tener en cuenta para interiorizarla: “En cualquiera de los casos, yo veo que el equipo sigue dando pasos hacia adelante y siendo conocedor de que esto es muy complicado. A todos aquellos que nos ven como hiperfavoritos hay que recordarles que nosotros somos un pueblo, que no tenemos ni una pizca de poder a ningún nivel y que tenemos que crecer poco a poco, paso a paso. No se puede pasar de dos temporadas salvándose casi en la última jornada a querer ser campeones en noviembre. Vamos a ir poco a poco, vamos a ir trabajando”.

El próximo encuentro se disputará en casa, el sábado 18 de noviembre contra el Ikasa Balonmano Madrid, a las 18.30.

 

Viveros Herol Bm Nava