El Viveros Herol se llevó los dos puntos a falta de dos segundos con un tanto in extremis de Llopis que hizo estallar de júbilo al pabellón navero.

“El último gol de Llopis, yo creo que lo hemos metido entre todos”. Así se manifestaba Dani Gordo al término del partido. Y no era para menos. El Viveros Herol sumaba dos puntos más en su casillero para mantenerse líderes, con un gol del 22 navero a falta de dos segundos para la conclusión del encuentro. Antonio ponía el 27-26 y, equipo y afición estallaban de júbilo.

No era para menos, porque el Viveros Herol tuvo que remar mucho. Desde el 1-0 inicial hasta el 16-15 –convertido en el minuto 13 de la segunda mitad por Ismael Juárez (4)-, no pudo tomar mínimamente la iniciativa para poder tomar algo de aire y remar en busca de seguir invicto en la competición.

Si hubo algo destacable en los primeros 30 minutos fueron las intervenciones en portería. Sobre todo en la visitante, con un Murillo Araújo que se convertía en una pesadilla para los jugadores de Dani Gordo. También supieron los cántabros contener al estandarte del ataque del Viveros Herol, Agustín Casado (8).

“Las distancias siempre han sido de 2-3 goles a favor de ellos o nuestra, sobre todo en la segunda parte en nuestro caso”, comentaba Dani que, además, sacaba la siguiente lectura: “Ha sido un partido bastante disputado en todas sus fases. Sabíamos que Torrelavega iba a venir con toda su ambición, puesto que el otro día perdieron en casa un partido que presumiblemente deberían de haber sacado frente al Grupo Covadonga y así ha sido. Yo creo que en la segunda parte nos hemos adaptado mejor al 5:1, hemos atacado mejor y fruto de eso hemos conseguido la remontada”.

¡Y vaya remontada! Agustín Casado, como dijo su técnico, se dedicó “a dar lecciones” y a quitarse la presión de encima. Carlos Villagrán (2) demostró por enésima vez en su carrera vistiendo esta camiseta cómo los capitanes tienen que dar la cara cuando los partidos se ponen cuesta arriba y Antonio Llopis (4) firmó su mejor actuación en lo que llevamos de temporada.

A pesar del excelente trabajo para voltear el resultado, Dani confesada: “Hay que hacer autocrítica también y ser conscientes de que cada vez va a ser más difícil ganar en casa, porque los rivales van a ver en el frontón de La Nava dos puntos que son muy balsámicos, que curan todos los males”. Y añadía: “Hay que seguir peleando, seguimos estando arriba y hay que estar muy orgullosos de este equipo”.

El Viveros Herol sigue creciendo en pro de conseguir ese objetivo de asentarse en Plata lo antes posible. Y Gordo tiene muy claro que, en la tarde del pasado sábado, hubo un ‘jugador’ clave: “El frontón ha tenido un ambiente de gala. La gente arropando al equipo, animando. Toda esa gente que anima al equipo, a su club...”.

“A ver si somos capaces de que el frontón no sea un club, un pueblo y una afición simplemente, sino que seamos el club de la provincia, que yo creo que eso es algo que nos queda por conseguir”, concluía un entrenador satisfecho, pero que advierte que la liga es muy larga y no hay que confiarse.

 

Club Balonmano Nava