El Viveros Herol recibe al Alarcos Ciudad Real, al que ya ha ganado en liga, en la primera ronda de la competición.

Han querido el calendario liguero y la competición del KO que el Viveros Herol y el Alarcos Ciudad Real se vean las caras dos veces en menos de un mes. En la primera de ellas, el Balonmano Nava supo imponerse con solvencia, resolviendo los problemas que se le fueron planteando a lo largo del partido, por una renta de cinco tantos. La segunda será este sábado, en el frontón navero a las 18.30 con ambos equipos ilusionados por pasar de ronda y por asentar sus sistemas de juego.

A pesar de que los manchegos llegan con tan solo un punto en el casillero después de tres jornada disputadas en la competición regular -el obtenido el pasado fin de semana al empatar a 30 en su visita al Balonmano Sinfín- la tabla clasificatoria engaña. Se espera un partido duro, donde las líneas defensivas muestren su solidez y dureza. Una zona en la que Nava tiene la duda de si Álvaro Rodrígues, que está rindiendo a un excelente nivel en este arranque de curso, podrá ser de la partida tras el golpe en un dedo sufrido el pasado sábado ante Los Dólmenes.

Sin duda, las porterías, con un Ernesto Sánchez en estado de gracia por la parte local, y Fran Revuelta, que ya demostró su habilidad bajo palos en el primer partido de liga, serán determinantes para saber de qué lado cae esta primera eliminatoria. Pero también las primeras líneas, donde Nava cuenta con el estado de gracia de cara a puerta de Agus Casado, máximo goleador de la División Honor Plata -promedia casi 10 goles por partido-. Por su parte el Ciudad Real se encomendará al lanzamiento del central Julián Portero, al que habrá que marcar con concentración para desarmar el ataque rival.

También llega acertado de cara al gol el lateral izquierdo Francisco Vidal, que ha sabido encontrar en Portero un socio de lujo para encontrar la posición franca. Sin olvidar la rapidez a la contra y la facilidad para obtener ventajas en el 6:0 de su extremo derecho, Manuel Díaz Mata.

Nava necesita hacer de su cancha un fortín donde, ni siquiera las decisiones controvertidas de los colegiados, impidan que cada partido acabe en fiesta. Repetir el ambiente que se ha vuelto a respirar en el municipal desde el arranque de la competición. Conseguir la zona de confort que permita seguir progresando y afianzando las señas de identidad de un juego alegre y contundente que haga vibrar a cada uno de los fieles que disfrutan con el trabajo que, semana a semana y liderados desde la banda por Dani Gordo, se realiza en las sesiones de entrenamiento.

 

Club Balonmano Nava