El Viveros Herol afronta la tercera jornada de la competición doméstica con la tranquilidad que da haber ganado los dos primeros encuentros.

Primero fue el Balonmano Ciudad Real. Después, el Barcelona Barcelona Lassa. Ahora, el objetivo es batir al Conservas Alsur Los Dólmenes, otro de los cuatro equipos que aun no conocen la derrota este curso y que se encuentra instalado en la parte alta de la tabla junto al Viveros Herol, el Balonmano Cisne y Agustinos Alicante.

Los naveros llegan al choque con la única baja de Llegar Kisselev y con un Agustín Casado en estado de gracia de cara a gol (18 tantos en dos partidos), además de con la seguridad bajo palos que están ofreciendo Yeray Lamariano y, sobre todo, un Ernesto Sánchez que ha firmado dos actuaciones estelares, convirtiéndose en gran sustento del equipo en las fases más complicadas del juego. También con la seguridad que da que prácticamente toda la plantilla haya tenido su cuota de protagonismo, bien en tareas defensivas, bien acertando echando el balón a la red. Todos se sienten importantes y eso se nota en la solidez abajo y en la alegría de la circulación de la pelota arriba.

Delante de ellos un conjunto muy sólido con una defensa rocosa en 6:0, que combina con 5:1 si se ve en la necesidad de presionar el movimiento del balón y tratar de impedir la verticalidad de la ofensiva de los hombres dirigidos por Dani Gordo. Entre los mayores peligros en su ataque, muy ordenado, se encuentran el lateral derecho y los experto goleador Nacho Soto, el lateral ex del Puente Genil Guille de la Sierra o el central Adrián Santamaría, de una gran calidad a la hora de tomar el timón del juego.

Amén de hacer buenos los dos puntos cosechados en Barcelona, importantísimos por haberlos conseguido en una de las canchas más complicadas de la categoría, el Balonmano Nava busca seguir creciendo como equipo y encontrarse con las mismas sensaciones de juego que en Barcelona.

El partido se disputará en el frontón navero a las 20.30 hrs.

 

Club Balonmano Nava