El Viveros Herol se trae los dos puntos de su visita al Barcelona B Lassa y lidera la clasificación general tras dos jornadas disputadas.

Con tan solo dos jornadas disputadas, no se pueden hacer ni pronósticos ni lanzar las campanas al vuelo, pero lo cierto es que el Viveros Herol tiene muy buena pinta. Y la tiene porque, tanto en su partido en casa como en el del pasado sábado en Barcelona, ha demostrado haber sentado unas bases muy sólidas en defensa, saber a lo que juega en ataque y tener capacidad, tanto para sufrir y dar la vuelta a un resultado adverso en medio del juego, como para llevar la manija del encuentro y administrar las rentas.

Sin duda, la cancha del Barcelona B Lassa es uno de los escenarios duros de la competición y el conjunto navero supo leer el partido y su entrenador, Dani Gordo, tocar las teclas adecuadas en los momentos precisos para no perder la cara y no descolgarse en el encuentro. Porque mediada la primera mitad, con dos goles abajo (10-8) paró el encuentro con un tiempo muerto. A partir de ahí, llegó la reacción.

En buena parte, gracias a una férrea defensa que cerró muy bien los lanzamientos exteriores, provocando que estos fueran forzados y que Ernesto Sánchez, que dejó claro que su buena actuación una semana atrás no era un espejismo, tuviera ventaja para atajar con cierta facilidad. Una línea defensiva muy bien capitaneada por Álvaro Rodrigues y Andrés Alonso. Lo intentaban con todo su ímpetu dos de los grandes estandartes ofensivos de la plantilla culé, Pere Vaquer (7) y Joan Amigó (4).

La exclusión de Víctor Temps a falta de diez minutos para el descanso permitió al Balonmano Nava marcar un parcial de 0-3, merced a un tanto de Andrés Alonso (2) y a dos más de Agus Casado (8), y poner 10-10 en el luminoso. A partir de ese momento, los segovianos ya no fueron por detrás en ningún momento. Hasta el punto que, al término de los primeros 30 minutos, el Viveros Herol se fue con una renta de 3 tantos (12-15).

La segunda mitad comenzó como había terminado la primera: con Nava marcando. Si la primera parte se cerró con un tanto desde el pivote de Filipe Martins (4), el partido se reanudó con un gol de Alonso Moreno (5). Los visitantes dieron sensación de tener mucha versatilidad a la hora de organizar el ataque. Un juego en el que intervinieron un buen número de piezas que parecer haberse engarzado como los engranajes de una maquinaria. Lo mismo da el tiro exterior, que la rapidez de los estiletes del extremo –que también aciertan en estático- o los balones que cuelan a la línea de seis metros.

Pero, como decíamos, de momento son solo buenas sensaciones. La lectura más positiva es que, todo lo que se sume al principio, serán menos urgencias a medida que avance el calendario. Desde el sábado, al Viveros Herol le restan dos puntos menos para conseguir ese objetivo de la consolidación en la categoría.

El próximo encuentro tendrá lugar el sábado a las 20.30 en Nava contra el Conservas Alsur Los Dólmenes, que también cuenta sus partidos por victorias.

 

Club Balonmano Nava