El lateral serbio de 28 años llega desde el Magnano Cassano italiano para disfrutar de la que será su primera experiencia en el balonmano español.

“No había oído hablar del Balonmano Nava” y “para ser honesto, no conozco a ninguno de mis nuevos compañeros de equipo”. Entonces, ¿qué es lo que ha llevado a Tomislav –Toma para los amigos- Brakocevic a recalar en nuestro club? “Acepté la oferta de Nava porque quería venir a España y probarme con jugadores de máxima calidad”, nos cuenta este serbio, nacido hace casi 28 años en la localidad de Zrenjanin.

Pero la predisposición del lateral izquierdo es la mejor. Además de prometer aprender español en pocos meses –cuenta con la ventaja de que su mujer, jugadora de balonmano también, es argentina-, se preocupó por saber a dónde venía: “Hablé con unos cuantos de mis amigos españoles y todos tenían solo buenas palabras de este club. Y, especialmente, para los seguidores de Nava. ¡Me dijeron que son increíbles y que lo viven con locura!”. De los que ya son sus nuevos compañeros dice: “Estoy seguro de que son grandes jugadores y de que son buenos chicos. Creo que vamos a hacer una buena temporada”.

Hace años, Toma tuvo la oportunidad de recalar en un equipo de nuestro país, pero no consideró que fuese el momento. “Tuve una oferta de Cuenca hace unos años, pero no lo acepté, porque no pensé que estuviese listo para ese reto. Ahora sí creo que estoy 100% listo para jugar en España”.

En cuanto a sus cualidades deportivas, Brakocevic se define: “Soy un lanzador de una larga distancia, pero me gusta jugar mucho para los demás. Y me encanta divertirme jugando. Disfruto mucho del balonmano y, cuando me divierto, mi juego mejora”.

Toma, que ha jugado en su Serbia natal – Proleter Naftagas (Zrenjanin), Zeleznicar (Indjija) y Napredak (Krusevac)-, Francia –una temporada en el BAUHB (Belfort) - e Italia –tres años en el Cassabi Magnano, desde donde llega al Viveros Herol-, de donde viene -, tiene muy claro para qué viene hasta la Tierra de Pinares: “Mi objetivo personal principal en esta etapa de mi carrera es hacer que Nava aspire a lo máximo en esta categoría”. Pero no es su única meta, ya que añade: “Y, por supuesto, jugar bien. Quiero hacer que la gente se enamore de mi personalidad, de mi juego. Quiero hacer grandes cosas con este equipo, porque estoy muy, muy agradecido por esta oportunidad”.

Agradecido, en primer lugar, a Manuel Arango “mi manager, que hizo posible que esto suceda, y al que quiero decir gracias a él. Y en segundo y por encima de todo, a su entorno más cercano que, desde el primer momento, fue su mejor apoyo.  “Tengo una familia y una mujer que me han apoyado muchísimo. Ellos lo son todo para mí”, revela emocionado.

“Tengo la filosofía de que hay que jugar para los aficionados, para los que rugen durante los partidos.  Al menos eso es lo que mueve a mí”, dice Brakocevic que lanza su primer mensaje a la afición navera: “Solo quiero decirles que voy a hacer el mayor de los esfuerzos y que voy a jugar como su estuviese en mi club de toda la vida”.

El fichaje de Toma significa algo histórico para el Club Balonmano Nava, ya que es el primer jugador extranjero que lucirá nuestro escudo. Bienvenido.

 

Club Balonmano Nava