El Viveros Herol afronta la penúltima jornada del campeonato con la exigencia de ganar para seguir vivo en la lucha por la permanencia.

Tras la exhibición en el arranque del último partido, el Viveros Herol Balonmano Nava viajará a la cancha de un equipo descendido matemáticamente desde hace semanas, el Gijón Jovellanos, que querrá despedirse de la categoría brindando una victoria a su afición, a la que han dado pocas alegrías desde el pasado mes de septiembre.

Los naveros llegan con la urgencia de lograr dos puntos para seguir aspirando a quedarse un año más en División Honor Plata con el Cajasur Córdoba pisándole los talones –y que será el equipo ante el que se enfrente en la última jornada-. Para ello deberán de encomendarse a la solidez de la defensa 6:0 que tan buen resultado le dio ante el Balonmano Cisne y al buen momento de un Samuel Ibañez bajo palos, que cuenta por grandes actuaciones las últimas en las que se le ha dado la oportunidad de participar.

Con Carlos Villagrán (99) recuperado de su lesión –ya participó en la última victoria, tanto anotando como sirviendo balones francos al pivote y facilitando el lanzamiento de los laterales- y el nivel constante de acierto de cara a gol en toda la segunda vuelta de Alex Tello (143) e Isma Juárez (94) el equipo entrenado por Óscar Perales tiene tres fuertes bazas ofensivas para construir una base que le lleve a sacar algo positivo. Todo ello tratando de mover la pelota con velocidad para romper la férrea barrera que forman los asturianos atrás, a pesar de que la suerte en los resultados no les ha acompañado.

El Balonmano Nava deberá estar atento de la velocidad con la que los gijoneses sacan la pelota en recuperación defensiva, ya que cuentan con hombres muy preparados para jugar en contraataque. En estático, su figura de referencia es un Juanjo Ruega (58) que cuenta con un potente lanzamiento desde los 9 metros, pero también una visión de juego con la que surte de balones desde el lateral a sus compañeros.

Muy a tener en cuenta Pablo Fernández (84) en la primera línea y la capacidad para moverse en la línea de seis metros del extremo David Ortega (88), que juega como ‘agente libre’ para buscar la superioridad desde diferentes posiciones al borde del área.

El conjunto visitante no estará solo, ya que un grupo de naveros se desplazarán hasta la ciudad asturiana para dar el último arreón desde la grada a unos Guerreros Naveros que están sufriendo más de lo esperado y de lo necesario.

El partido se disputará a las 19.00 en el Palacio de los Deportes de Gijón.

Club Balonmano Nava