El Viveros Herol perdió la enésima oportunidad de dar un golpe sobre la mesa camino de su tranquilidad.

Era un día importante, clave, para las aspiraciones de ambos equipos de cara a jugar un año más en Plata. Y los locales parecían haberse concienciado más antes de saltar al parqué. Al ZKE Amenábar le sirvieron los 30 primeros minutos del encuentro para llevarse dos puntos que pueden marcar la diferencia a final de temporada. Los de Zarautz se fueron a los vestuarios con un cómodo 17-9 que dejaba todo visto para sentencia.

Esta vez el gran partido de un Alex Tello (7 goles) que tuvo que echarse el ataque a las espaldas, contando con Darío Ajo Villarraso (4) como mejor socio, no bastó ni tan siquiera para maquillar un marcador que deben intentar no pese en lo psicológico de cara a la vuelta tras el parón de Semana Santa.

Si bien es cierto que en la segunda parte el equipo segoviano trató de mejorar su imagen, el Amenábar solo tuvo que mantener la tranquilidad que le había llevado hasta ese dominio aplastante. Y confiar en un Mikel Iraeta (12) que vivió una tarde gloriosa y se convirtió en el MVP del partido.

El Viveros Herol deberá de seguir remando a contracorriente para conseguir dar ese golpe sobre la mesa que empieza a impacientarles. La serenidad y el equilibrio van a ser los dos pilares sobre los que deban asentar la recta final del campeonato. Por delante, dos semanas para preparar el próximo choque, que les enfrentará en casa al Cisne Colegio Los Sauces.

 

Club Balonmano Nava