El Viveros Herol tiene la gran oportunidad de demostrar que, por fin, ha encontrado las señas de identidad que le lleven a agarrarse a Plata.

Con el sabor agridulce de haberse quedado a las puertas de 'lo que pudo haber sido' hace una semana ante el Teucro de Pontevedra, el Viveros Herol afronta la 22ª jornada del campeonato regular con la urgencia de puntuar para dar un paso más en su empresa de salir de los puestos comprometidos.

El equipo viaja a tierras asturianas para mediar sus fuerzas ante el RGC Covadonga, situado en el noveno puesto de la clasificación y que lucha por alcanzar la zona que da acceso a jugar el 'play off' a Asobal. Lo hacen a sabiendas de la importancia de mantener la concentración, siguiendo la línea de los últimos encuentros y confiando, en ataque, en los estiletes de la primera línea.

A los Llopis, Villagrán, Tello y compañía no les será fácil abrir huecos ante una defensa muy veterana, muy férrea y que cierra con una enorme rapidez los huecos. Ni tampoco hacer frente al fue una de las grandes pesadillas naveras en la primera vuelta, su portero Jorge Martínez. Un hombre con una experiencia más que contrastada y con unos reflejos que le convierten en uno de los mejores cancerberos de la categoría.

En labores ofensivas deberán tener muy controlado al pivote Carlos Manuel Rodríguez Prendes, que ha visto cómo la pelota entraba en la portería rival hasta en 118 ocasiones. A pesar de su corpulencia, tiene una capacidad de circulación sin balón que le hace letal. Sobre todo en el entendimiento con el encargado de llevar la manija del equipo, el central Miguel Paraja (105).

Después de unas jornadas en las que se han corregido los errores que condenaban al equipo de Óscar Perales a ir a remolque en el marcador y acabar cayendo derrotados por la incapacidad de achicar el agua de las trombas de las primeras partes es el momento de dar un puñetazo en la mesa. De demostrar que el camino hasta dar con la seña de identidad que nos lleve a agarrarnos a Plata ha sido complicado, pero que, una vez encontrado, no vamos a apartarnos.

Todo esto -o un guion diferente, porque el deporte no son matemáticas-, este sábado a partir de las 20.00 en el Pabellón Barulio García de Gijón.

 

Club Balonmano Nava