El Viveros Herol, cada vez con más urgencias, recibe al líder de la categoría después del resbalón en la cancha de un rival directo como es el Hándbol Bordils.

Seguramente sea el partido más complicado, por calidad de la plantilla que tendrán delante, de todos los que le restan al Viveros Herol de aquí al final de temporada. La SD Teucro llega al Pabellón de Nava de la Asunción como líder, con tres puntos de ventaja sobre el ARS Palma del Río y la exigencia de sumar los dos puntos para seguir con paso firme camino de la Asobal.

Tras el traspiés de una semana atrás contra un rival directo por eludir el descenso como es el Handol Bordils, al conjunto local no le queda otra que remar rápido, fuerte y en contra de la corriente. Para ello deberá, además de mantener la concentración al 100% durante los 60 minutos, encomendarse al calor de una grada que ha ido ganando en intensidad con el paso de las jornadas.

A tener muy en cuenta en el ataque gallego, Carlos Alberto García Freijeiro, el extremo derecho que suma 118 tantos en lo que va de temporada. El ataque navero deberá tratar de que las pérdidas de balón tiendan a cero para evitar la rapidez de este jugador que, además, cuenta con un amplio repertorio de lanzamientos escorados en el ataque estático.

Su mejor socio en la faceta ofensiva es el lateral que le acompaña, el gijonés Daniel Hernández Menéndez. Su valía no son solo los 87 tantos y la especialidad de la casa, el lanzamiento seco desde el exterior, sino la capacidad para trenzar jugadas con el resto de piezas de la primera línea. Por el otro lado del lateral, David García Pichel (77) y en el centro Borja Méndez, el ex del Academia Octavio, que sabe cómo llevar la batuta de uno de los ataques más demoledores de la División Honor Plata.

Además de un fuerte trabajo mental, para doblegar la trabajada y experimentada defensa y a los dos guardametas, Jorge García Lloria y Javier Santana, el equipo de Óscar Perales necesitará que sus tres hombres más fuertes en ataque, Antonio Llopis, Álex tello y carlos Villagrán, tengan el mejor de sus días. A tener en cuenta también la excelente progresión que está experimentando el extremo Isma Juárez desde que se reanudara la competición tras el parón liguero. Así como los minutos de calidad, cada vez más y con más lustre, del portero Samu Ibáñez.

La batalla, una más para evitar la condena del descenso, se librará este sábado a las 18.30. Dos puntos en liza y todo un ejército que empujará con sus gargantas desde la grada para echar una mano a los guerreros naveros.

 

Club Balonmano Nava