Trabajada victoria ante un equipo complicado como es el Alcobendas con una actuación estelar de Samuel Ibáñez bajo palos.

Puede parecer obvio, pero no han sido demasiados los partidos esta temporada en los que el Viveros Herol ha luchado como lo hiciera ante Alcobendas en el último partido. No estuvo por debajo en el marcador nada más que en los primeros minutos: en el minuto 4 Darío Ajo Villarraso (8 goles) puso el 2-2 y, desde ese momento, Nava llevó la iniciativa en todo momento.

Y eso que los visitantes trataron de imponer un ritmo muy exigente, con saques del centro del campo tras los goles muy rápidos para evitar los cambios ataque-defensa, pero esta vez Óscar Perales desde la banda y sus chicos en la cancha, supieron tomar el pulso al encuentro y no echar de menos las dos bajas tan sensibles con las que contaban.

El propio Darío con sus tantos desde el pivote hizo que no se notaran los siempre fundamentales latigazos desde larga distancia de Sergio García. La tarea de hacer olvidar a Alberto Miranda, algo complicado por la sensacional recta final de primera vuelta realizada, le correspondió a Samuel Ibáñez. El portero fue entrando poco a poco en el encuentro hasta convertirse en la figura del choque.

Es cierto que los naveros pudieron irse con una renta mayor al descanso, pero los cuatro goles de ventaja (12-8) fueron suficiente colchón para aguantar los segundos 30 minutos. Al acierto goleador de Ajo fajándose en la línea de seis metros, se unieron Isabel Juárez (5) sobre todo convirtiendo los penaltis y la pericia de un Bruno Vírseda que volvió a ser el día las grandes tardes (5).

De poco sirvió al Alcobendas tirar de oficio y percutir sobre una defensa en la la que Javi Castillo tuvo que emplearse a fondo para frenar las acometidas por el centro, apoyado en las ayudas por Darío Ajo, que hizo su mejor partido esta campaña, tanto en labores de defensa como en las ofensivas.

Al final, 26-23, dos puntos que sirven para salir de manera provisional de las plazas que mandas al descenso. Y buenas sensaciones que dan confianza para visitar el sábado 28 al Barcelona B Lassa en su cancha. Un paso más para demostrar al balonmano nacional que debemos seguir siendo plata.

 

Club Balonmano Nava