El polideportivo navero debe de ser una caldera en esta segunda vuelta para lograr una permanencia complicada, pero no imposible.

No hay tiempo que perder ni partido que echar por la borda. El Viveros Herol es consciente de que, de aquí a lo que resta de temporada, va a tener que echar el resto para agarrarse a Plata. Y muchas de las opciones de lograr esa meta pasan por hacer del Municipal navero un fortín en el que sumar de dos en dos.

Después de la derrota sufrida hace una semana en Ciudad Real, Óscar Perales ha trabajado en ajustar los detalles, sobre todo defensivos, que pudieron costarles caro en la reanudación de la competición. Delante tendrán a un conjunto muy compacto, como es el Balonmano Alcobendas. Un rival de grato recuerdo en la primera vuelta, ya que en su cancha se consiguió el primer punto con un empate in extremis merced a un gol de Bruno Vírseda.

Los madrileños cuentan como mejor baza ofensiva con la rapidez de Mikel Muñoz, el extremo izquierdo que suma 76 tantos esta temporada. Junto a él, una primera línea muy compacta en el que el protagonismo goleador se lo reparten hombres como Manuel Catalina, Gonzalo Velasco o Asier Nieto. La del Secin es una plantilla muy joven, pero no inexperta, algo que demuestran en la inteligencia a la hora de elaborar las jugadas.

Atrás, como ya se viera en el partido de ida, además del potente 6:0, tienen muy bien cubierta la portería con Manuel Rodríguez y Andrés Delgado. Sin embargo, el buen estado de forma de Álex Tello y Antonio Llopis y la perspicacia de Carlos Villagrán a la hora de servir balones, deben de ser los pilares sobre los que Nava edifique, una vez más, su esquema de ataque. Sin cegarse y sin cometer las pérdidas de balón de la jornada pasada en Ciudad Real.

Os esperamos a todos a las 18.30 en el polideportivo para llevar en volandas a nuestros chicos a por una nueva victoria que permita creer en que se puede.

 

Club Balonmano Nava