​El Balonmano Nava comienza la exigente segunda vuelta en Ciudad Real con la intención de confirmar que las buenas sensaciones contra el Porto no fueron un espejismo.


Atrás quedó la fiesta vivida el pasado sábado en la que el Viveros Herol se impuso al Porto en la gran fiesta de su 40 aniversario. Ahora toca centrarse en la competición oficial para mantener la categoría en una segunda vuelta en la que cada partido será una auténtica final. Aunque, dicho sea de paso, la buena imagen dada ante el equipo portugués, puede ser la primera piedra sobre la que edificar esa cuarta temporada en Plata.

Enfrente, el Alarcos Ciudad Real, un conjunto que, si bien antes de empezar la campaña se daba por hecho que lucharía por el ascenso a Asobal, comienza este segundo salta en la octava posición y a solo cuatro puntos del descenso, que lo marcan los 11 puntos cosechados por los naveros al término de las primeras 15 jornadas.

Con un buen trabajo en la línea defensiva durante las semanas de descanso, como se vio ante el Porto, los chicos de Perales deberán construir su juego desde atrás, donde, además, han recuperado al portero Juan Carlos Cabada que ha regresado en un increíble estado de forma. Como Álex Tello, que se erigió en gran figura ofensiva hace unos días en el amistoso, tirando del carro y siendo el máximo goleador de la contienda.

Los manchegos cuentan con la enorme efectividad de​ su lateral izquierdo​ ​Fran Vidal, que lleva nada menos que 73 goles en lo que llevamos de temporada y que tiene en César Beret (61 tantos) a su mejor aliado en la primera línea con su potente lanzamiento desde los 8-9 metros. Pero también cuenta con una enorme facilidad para montar la contra que exigirá al equipo segoviano mantener la máxima de las concentraciones durante los 60 minutos para no sufrir la incómoda situación de otros partidos de ver cómo el rival se marcha en el marcador por la velocidad de los estiletes de la segunda línea.

Con estos ingredientes y una pizca de la ambición que faltó en varios tramos de la primera vuelta, debería de ser suficiente para hacer frente, a partir de las 18.00 en el Quijote Arena, a la primera gran batalla por la permanencia.