El Viveros Herol fue a remolque todo el partido, pero estuvo a punto de lograr la remontada en el último partido del año.

No se puede reprochar nada al Balonmano Nava. 60 minutos de juego intenso en el que, si bien fue por detrás en el marcador en todo momento, salvo el 12-7 en el marcador a falta de diez minutos de la primera parte, el equipo de Óscar Perales no dio sensación de descolgarse del encuentro. Tanto es así que, finalmente, el partido se decantó por tan solo un gol de ventaja a favor del Cajasur Córdoba de Balonmano: 26-25.

Y eso que en los compases iniciales Alfonso Ruano (2) sufrió dos exclusiones que fueron desaprovechadas por el Viveros Herol que se topaba contra la desesperación de la madera. Y con un Ramón Fuentes muy inspirado bajo palos en la tarde noche del sábado. A esto se sumaba la incapacidad de la defensa navera de frenar a José Jiménez (9) desde la línea de seis metros.

La reacción en los minutos finales del primer tiempo, con dos latigazos de Simón García (3) desde la primera línea y las buenas actuaciones de Alberto Miranda y, posteriormente saliendo desde el banquillo, de Samuel Ibáñez en la portería, permitieron irse al vestuario tan solo con un renta desfavorable de tres tantos (14-11) que invitaban a pensar que no todo estaba perdido.

El segundo acto comenzó con los dos equipos tanteándose y con los pesos pesados de la línea ofensiva del Balonmano Nava asumiendo la responsabilidad. Darío Ajo Villarraso (1) recortaba a dos la diferencia a los pocos minutos. Un gol que era respondido por Julián Portero (4) y que le seguía la contrarréplica del capitán Carlos Villagrán (3).

El acierto de la defensa individual de Bruno Vírseda a Portero permitió, poco a poco, que el conjunto visitante fuese apretando el tanteador. También por las imprecisiones en ataque del Cajasur Córdoba y por la garra de los Alex Tello (3), Antonio Llopis (3) y un Ismael Juárez especialmente inspirado de cara a gol (6).

Así se llegaba a los últimos 3 minutos con Nava tan solo dos goles por debajo (25-23) tras un gol de Ruano. El gol de Sergio García (3) a falta de 40 segundos para el final obligaba a una recuperación rápida de balón para intentar rascar un punto de la última salida del año, pero el técnico local pidió tiempo muerto para asegurar la posesión y, esta vez, después de mucho remar contracorriente, no se pudo traer nada de vuelta a tierras segovianas.

Destacar la presencia en la grada de un grupo de leales al Viveros Herol que trasladaron al parqué el calor con el que el Balonmano Nava siempre cuenta por parte de sus aficionados. Un aplauso también para ellos que, una semana después de la presentación del videoclip del himno, dejaron patentes que este 2016 también fuimos ‘Un club, un pueblo, una afición’.

La competición se reanudará tras las fiestas navideñas, el 14 de enero. Será entonces cuando el Viveros Herol dé comienzo a la segunda vuelta en el Quijote Arena ante el Balonmano Ciudad Real. Con dos equipos muy descolgados con tan solo tres puntos, el Gijón Jovellanos y el Tolosa Eskubaloia, la segunda mitad de la temporada va a suponer una lucha encarnizada por no ser ese tercer equipo que pierda la categoría.

 

Club Balonmano Nava