Luces y sombras en un partido en el que lo abultado del marcador final no reflejó los tramos de sufrimiento del equipo local.

Seis puntos en juego, cuatro sumados. Ese es el balance del Viveros Herol en la última semana en la que ha ganado los dos encuentros en casa y ha hincado la rodilla en el partido disputado fuera de casa. El equipo de Óscar Perales consiguió una nueva victoria ante el Gijón Jovellanos por 29-21 en un partido al que los visitantes se agarraron con uñas y dientes hasta bien entrada la segunda mitad.

No le fue sencillo al Balonmano Nava imponerse al colista de la categoría, pero pone tierra de por medio con uno de los rivales directos por mantener la categoría, a pesar de que durante algunos tramos del encuentro, el ataque se atascó y sobrevolaron algunas dudas viejas conocidas de la grada local.

El 0-2 inicial fue rápidamente neutralizado con un parcial de 7-0 con Simón García (3) apareciendo para apagar lo que podía haber sido un incendio que no pasó de un mero pequeño fuego y el lanzamiento de contraataques certeros por parte de Alberto Miranda. Pero los asturianos aprovecharon la pájara de rigor de mitad de primer tiempo de los naveros para mantenerse con opciones y llegar al descanso tan solo un tanto por debajo (11-10) gracias, sobre todo, a la circulación de balón de David Plaza (1) que desatascó el juego y buscó huecos para surtir a los David Ortega (5) e Iván Álvarez (7), aunque este último brilló más en la segunda parte, justo cuando su equipo se deshacía.

Con la reanudación, poco a poco Nava subió la intensidad defensiva que, unida al acierto ofensivo –con los dos Daríos (Ajo Villarraso, 7; Ajo Martín, 5) en estado de gracia, y con el intento a la desesperada de Gijón por no perder comba jugando ataques 7:0, y se quitó presión mientras se alejaba en el marcador. En el minuto 8 era el pivote quien ponía la diferencia en cinco goles con el 17-12.

En ese momento comenzó a pensarse en que la victoria era una posibilidad real. Al buen hacer en tareas ofensivas de la segunda línea, se sumaron las apariciones de dos de los puntales de la primera línea que habían estado más desaparecidos en los primeros 30 minutos: Álex Tello (3) y Antonio Llopis (3) sacaron el potencial de su disparo desde los nueve metros para ayudar a apuntalar el resultado. Sin desmerecer el trabajo atrás de Dani Simón, llegando a tiempo en las ayudas para dar oxígeno a sus compañeros.

Al final, dos puntos que se quedan en casa, aunque con trabajo por hacer esta semana para pulir esas sombras que volvieron a inquietar al municipal navero. El Viveros Herol cerrará la primera vuelta el próximo sábado a las 20.00 en tierras andaluzas, contra el Cajasur Córdoba de Balonmano, otro de los rivales de la zona baja, con dos puntos menos que nosotros.

 

Club Balonmano Nava