No pudo ser. El BM Nava perdió la oportunidad de ser los campeones de invierno tras perder 31-24 en Moguer.

 

Este sábado el Viveros Herol Bm Nava viajaba hasta la provincia de Huelva en busca de un liderato que se antojaba difícil pero no imposible. En todos los deportes y categorías hay partidos que destacan por su importancia, el del sábado fue uno de ellos. Todo estaba por decidir, ambos equipos sabían que se jugaban nada más y nada menos que el liderato de la liga y en consecuencia ser los campeones de invierno.

El equipo de Nacho González estaba con muchas ganas y tanto ellos como la afición navera creían firmemente  en sus posibilidades y que haciendo bien las cosas podían conseguirlo, pero no puedo ser y se sufrió la primera derrota en la última jornada de la primera vuelta, derrota que a pesar de una primera vuelta “perfecta” y después de 11 partidos invictos deja un sabor agridulce en la plantilla.

El Viveros Herol Bm. Nava salió muy fuerte y aprovechando la descolocación en defensa de los locales, se colocó 0-3 en los primeros compases. El equipo visitante era superior pero las continuas intervenciones del portero del PAN Moguer metían a sus compañeros en el partido, consiguiendo que el Nava no se despegara en el marcador.

En el minuto 21 el BM Nava aprovechando los errores en ataque dio un pequeño tirón, consiguiendo un 9-11 lo que provocó algunas dudas en los locales, obligando a su entrenador a pedir tiempo muerto, reponiendo sus errores y de nuevo con un Max Gallas excepcional bajo palos se llegó al descanso con el resultado de empate a 14.

De nuevo y por desgracia para el deporte, se vuelve a ver en la cancha una actuación arbitral más que discutible. En la segunda parte el criterio arbitral cambió dejando libre y sin sanción a la dureza defensiva de los jugadores de José Flores, destacando dos acciones más que reprochables, como fueron, un golpe en el rostro a Ismael Villagrán, lo cual le ha hecho peder un diente, así como un balonazo en la cara durante un lanzamiento de 7 metros al portero David de Diego, que según las normas, es roja directa y los árbitros no sancionaron ni con saque de puerta, actuación que en Asobal no se hubiera permitido. Lo dicho, una pena que a estas alturas “algunos” sigan permitiendo que en esta categoría un deporte se practique en estas condiciones, lo que nos hace plantearnos la calidad del arbitraje en un deporte como el balonmano no profesional.

A partir de ese momento una serie de acciones fortuitas de rebotes dieron al PAN Moguer una pequeña ventaja en el luminoso. Pero todavía no estaba todo dicho y una vez más, tirando de esfuerzo, garra y equipo el Viveros Herol Bm. Nava se ponía a 1 gol de diferencia en el minuto 48 (21-20) y con posesión de balón, pero la gesta no fue posible y tras una nueva pérdida el PAN Moguer se iba al 22-20.

Poco a poco, los locales se iban en el marcador apoyados en su dura defensa que una y otra vez frenaba el ataque navero lo cual les permitía salir al contragolpe que hasta el momento el equipo segoviano había frenado muy bien pero que a estas alturas del partido se hacía difícil. Así se llegó al final del encuentro con un resultado de 31-24, demasiado amplio para lo que realmente se vio en la cancha.

Al final del choque el entrenador navero, Nacho González hacia estas declaraciones “Demasiado castigo perder 31-24 para como fue el desarrollo del partido, entre 2 equipos más parejos que lo que refleja el marcador. Todos tenemos que aprender de esto y ver que aún queda mucha liga. Viendo a otras aficiones y otros equipos valoro mucho más lo nuestro” y reiteraba “Es un golpe duro del que hay que levantarse, el equipo está dolido por el partido, por alguna acción antideportiva que se quedo sin sanción, pero los jugadores están convencidos de seguir haciendo bien las cosas y de que son un equipo. Hay que aprender de este partido y seguir trabajando hasta final de temporada”