El Viveros Herol BM Nava añade otro triunfo a su estadística a pesar de jugar un mal partido

Sin la brillantez de otros días El Viveros Herol jugó este sábado el último partido de la primera vuelta ante su afición y no faltó a su costumbre de regalarle un triunfo. El equipo que entrena Nacho González sumó dos nuevos puntos en un día que era especial. El club había montado una fiesta previa a las navidades para así despedirse de sus incondicionales hasta el año que viene. Por supuesto, la afición navera no falló y más de 900 espectadores acudieron a presenciar el encuentro a pesar del mal tiempo y el frío que tuvieron que soportar en el pabellón.

El partido fue amenizado durante los tiempos muertos y el descanso por un grupo de animadoras de Cuéllar. Además, durante el descanso se sortearon camisetas, cestas de navidad y botellas de vino. Con los aficionados entregados ya solo faltaba poder ofrecer un buen partido para que todo fuera perfecto. Pero esta vez el Viveros Herol BM Nava no lo logró pese a que sumó una nueva victoria.

Durante el primer tiempo hubo dominio navero en todas las facetas, tanto en ataque moviendo el balón al pivote y con las internadas de Roberto Pérez, como con su defensa 6:0, que propició cortes de balón para los rápidos contragolpes del extremo Alberto García. Esas variantes permitieron al equipo navero alcanzar el descanso con una ventaja de tres goles (17-14).

En la reanudación, el encuentro pasó a ser algo más feo y aburrido. Hubo muchos errores en los pases y pérdidas continuas de balón. El Lanzarote, cada vez más metido en el encuentro, con Juan Carlos Martín a la cabeza -máximo goleador con once goles-, se puso a un gol de diferencia de los naveros a diez minutos del final del encuentro, circunstancia que obligó a Nacho González a pedir un tiempo muerto.

Al regreso y con seis minutos para finalizar el partido, un par de ataques certeros y el acierto de Crístofer en la portería evitaron que el equipo tinerfeño diera un susto a los naveros. A pesar del frío, una vez más surgieron ellos, esos cientos de aficionados que llenaron el pabellón municipal de Nava de la Asunción, y que con sus vítores y ánimos llevaron a sus chicos hasta la victoria, aunque la ventaja esta vez fue de solo tres goles (32-29).

El líder no falló

Esta jornada se presentaba como una nueva oportunidad del Viveros Herol Balonmano Nava de hacerse con el liderato de su grupo, siempre con el permiso del PAN Moguer. Pero el líder no falló en su visita al BM Madrid.

Las victorias conseguidas este fin de semana por los dos equipos que marchan al frente de la clasificación del grupo D de la Primera Estatal convierte en más interesante, si es que es posible, el encuentro que se jugará el próximo fin de semana entre los naveros y los onubenses en la cancha de estos últimos. El título de campeón de invierno se pondrá en juego el próximo fin de semana en un duelo que se prevé apasionante. Los dos permanecen invictos y parecen tener ya asignadas las dos plazas que dan derecho a jugar la fase de ascenso a División de Honor Plata.