El Moguer y el Nava empatan en un duelo con momentos para ambos.

Tablas en un gran partido

El Viveros Herol Nava obtuvo un valioso punto en la difícil pista del Moguer en un partido con dos caras muy diferentes. El empate, que a priori puede saber a poco si se analiza el devenir del encuentro, no deja de dar un empuje de moral a un equipo que realizó un gran esfuerzo y mostró mucha actitud.

Para este encuentro, el míster navero citó a Mario García, jugador juvenil que viajaba por primera vez con el primer equipo y que no pudo realizar su debut finalmente. Los naveros, que acudieron a Huelva mermados con los bajas de Roberto Turrado y Javier Gamarra por lesión, empezaron muy entonados el encuentro. Su arranque fue tan letal que el técnico del Moguer se vio obligado a pedir tiempo muerto para frenar a los de Nacho González. Estos, tras tres goles consecutivos de Simón García (que jugaba tocado), ya contaban con una ventaja de cinco goles en el minuto 8 (1-6)

Pero entre los naveros el buen juego seguía fluyendo. Nico López, siempre marcado en la zona de pivote, tras una magnifica combinación con Carlos Villagrán, se deshizo de su defensa con un reverso y convirtió el 2-8. Transcurridos los veintidós primeros minutos, el Viveros Herol Nava firmaba lo que sería la máxima diferencia en el marcador (5-13) con goles desde todas las posiciones y en especial desde la primera línea con Guillermo, Carlos Villagrán y Simón. Mientras, en la defensa, Ismael Villagrán y Carlos Domínguez controlaban el tiro exterior de los locales y en especial a su líder, Sergio Cruzado. Muy bien apoyados bajo palos con un inspiradísimo David de Diego que en el minuto 15 firmaba un 66% de efectividad, los naveros alcanzaron el punto de inflexión del encuentro disputado en tierras onubenses.

Tras la exclusión de Ismael Villagrán, el Moguer cambió su defensa al 5-1 y sacó más partido a la superioridad. Robó balones que eran transformados por un rapidísimo Alejandro Millán, mientras que en ataque aprovechaba bien los huecos y hacía llegar balones fáciles a su pivote. Los locales se anotaron un parcial de 4-0, mientras que los naveros permanecieron más de cinco minutos sin marcar. Una racha que rompieron el capitán, Carlos Villagrán, y Alberto García poco antes del descanso, en el que figuraba.

La victoria para los naveros pasaba por aguantar el empuje con el que seguramente saldrían los onubenses. Si el Viveros Herol Nava era capaz de aguantar su ventaja los primeros diez minutos tendría muchas posibilidades de llevarse el encuentro. Pero lo que se suponía iba a ser un arreón del conjunto amarillo se convirtió en un auténtico tornado que cogió totalmente descolocados a los naveros, sin poder de reacción. Estos vieron cómo su diferencia de cinco goles al descanso era neutralizada por los locales en el minuto 36 tras una jugada con su pivote.

En ese momento comenzó otro encuentro que duró poco más de veinte minutos. El Moguer se puso por delante en el resultado tras un gol a la contra de Alejandro Millán, salvador de su equipo. Pero los naveros no se daban por vencidos y realizaron un grandioso esfuerzo para sobreponerse a la situación . Tomaron de nuevo el gobierno del choque tras marcar Ismael Villagrán y Bruno Vírseda en el minuto 42. (19-20).

Alternativas

Los locales empatarían de nuevo y tras tres goles consecutivos, a la contra, firmados por supuesto porsu extremo Alejandro Millán, obtuvieron su máxima ventaja en el minuto 46 (23-20). Rápidamente, los chicos de Nacho González respondieron y de nuevo de la mano de Bruno Vírseda, que marcó tras un rechace del portero al tiro de Alberto García, llegaron las tablas en el marcador, aunque no terminó ahí la racha anotadora de los naveros. Tras dos goles más tomaron de nuevo la delantera (23-25) a falta de cinco minutos para el final. Los iban a afrontar, además, en superioridad tras la exclusión de Millán.

En esos cinco minutos finales ocurrió de todo. El Viveros Herol Nava falló un penalti y hubo exclusiones más en el bando onubense, que se quedaba con tres jugadores menos durante casi un minuto. Una ventaja que equipo navero no supo aprovechar para poner tierra de por medio. No logró anotar en lo que restaba de partido. Por el contrario, si lo hacían los locales, quienes de la mano de Alejandro Millán, como no podía ser de otra manera, pusieron el 25-25 final que otorgó un punto al Moguer y otro al Nava. El conjunto navero cuajó veinte minutos iniciales perfectos. David de Diego estuvo muy acertado bajo palos, la defensa se mostró intensa y fue capaz de neutralizar a Sergio Cruzado, que finalizó el encuentro con tres goles. Quedaron como asignatura pendiente las transiciones en las que el Moguer hizo mucho daño con Alejandro Millán (10 goles).

«Estamos un poco justos de gente y el esfuerzo ha sido enorme de todos los componentes de la plantilla. No tengo absolutamente nada que reprocharles. Tuvimos el partido ganado con una superioridad que no supimos rematar al final»», declaró, por su parte, el técnico de los naveros, Nacho González, al concluir el choque.

link: El Norte de Castilla